marzo 24, 2009

Crisis, 2009 y la canícula + La Cámara no deja gobernar

Lamentablemente para el país, las elecciones federales del 2009 llegaron en mal momento: la hora de la canícula política. Aunque el término tiene que ver con la posición de las estrellas y sobre todo el Can Mayor, en el campo mexicano se alude a cierto estado de ánimo febril en los perros por la llegada de la ola de calor.

A nadie debería extrañar que el país haya ingresado a una etapa de conflictos políticos. Ni que el tono de los enfrentamientos haya subido de calor. Al final de cuentas el escenario político electoral es simple de entender: a la oposición le conviene agrandar la crisis y detener cualquier iniciativa gubernamental y el partido en el poder no tiene más camino que atacar a la oposición.

En todo caso, el principal mensaje que deja en el electorado el conflicto entre partidos y políticos radica en el hecho de que el congreso no le permite gobernar al ejecutivo. Las lecciones políticas de la cohabitación --presidente de la república del PAN y mayoría PRI-PRD en el Congreso-- no han sido democráticas: el PRI frena iniciativas para demostrar que el PAN no sabe gobernar porque los priístas tienen el derecho de autor y el PRD necesita dibujar un escenario de hundimiento nacional para que venga el hombre providencial a salvar a México.

Así que los electores se deben preparar para lo peor. El PRI va a seguir tratando de gobernar --no de cogobernar desde el Congreso-- por encima del ejecutivo y el PRD tratará de enturbiar el escenario nacional. En lugar de que el poder legislativo sea la cámara hiperbárica de oxigenación y despresurización de una crisis que viene de atrás --de los gobiernos priístas y del populismo priísta convertido en neopopulismo lopezobradorista--, el Congreso se ha convertido en un campo de arenas movedizas contra el ejecutivo. Por ejemplo, el Congreso decidió realizar tres foros para empantanar iniciativas del ejecutivo en reforma del Estado, reforma energética y medidas contra la crisis, pero los congresistas se opusieron con actitudes autoritarias al foro presidencial sobre la nueva refinería.
Por tanto, el ambiente crispado de crisis hay que tomarlo como artificial. Es decir, parte del escenario electoral en donde la oposición verá todo malo y tratará de hacer tropezar al gobierno y el gobierno federal panista culpando a la oposición de lentitud en la toma de decisiones. De ahí que todos los ataques que tengan que ver con el gobierno y sus pantalones formen parte de la lucha política y no debería dramatizarse.

La hora de la canícula política lamentablemente será otro factor de la crisis. La tribu priísta de Beatriz Paredes Rangel quiso alargar la aprobación de las leyes contra la inseguridad para que el ambiente se crispara más, pero ahí el PRI perdió la batalla mediática con el PAN de Germán Martínez Cázares. En el mismo escenario cae el debate sobre Banamex, con la circunstancia agravante de que importantes políticos priístas exigen la venta del banco por el dinero de Obama al Citigroup por la sencilla razón de que quieren comprar ese paquete.

El PRI ha tomado la decisión de bloquear al gobierno de Calderón y de aprobar reformas para quitarle el poder al ejecutivo, aunque si el PRI regresa a la presidencia tendrá un presidente de la república sin fuerza del poder. Pero en el fondo no se trataría de una reforma a fondo de la estructura del Estado priísta para darle nueva funcionalidad a la sociedad y a las instituciones, sino con el propósito de mantener vigente esa estructura de poder y de dominación social priísta.
En este contexto debe verse el debate que viene sobre la reforma laboral. La actual estructura del sindicalismo privilegia a los líderes y los hace dependientes del poder y de la política. Pero es el PRI el que defiende esa posición por el hecho de que los viejos líderes de la CTM, todos ellos formados en la doctrina Fidel Velázquez de oprimir al trabajador para capitalizarlo ante el gobierno, forman parte del actual PRI.

Y del lado del PRD las cosas son iguales. Una de los puntos decisivos de la reforma laboral radica en la necesidad de democratizar la vida interna de los sindicatos, pues los líderes se apropian del poder y no lo sueltan. Ahí está el ejemplo típico del sindicalismo lopezobradorista, formado obviamente en la escuela del PRI: Francisco Hernández Juárez, dueño de la secretaría general del sindicato de telefonistas desde 1976. Por esas razones los líderes sindicales priístas y el PRI y sus bancadas con ellos se van a oponer a cualquier reforma laboral que rompa con sus intereses.
Ante la oportunidad de convertir las elecciones legislativas de mediados de sexenio en una nueva oportunidad para debatir la transición mexicana a la democracia, el país se colocará de nuevo en la orilla del abismo dela restauración. Lo malo es que el contexto es de una de las más severas crisis de los últimos quince años. Pero parece que la oposición quiere hundir más al país en los problemas para aparecerse como salvadora.

Así, el tema de las elecciones será doble: de un lado, la crisis; de otro, la certeza de que fracasó la cohabitación y que los políticos mexicanos no parecen estar preparados para la democracia.

Por Carlos Ramirez.
Post RLB. Punto Politico.

1 comentario:

Lex dijo...

A todos los interesados en la vida politica del pais les sugiero que visiten esta pagina: www.eleccionesmx.com
saludos